Seamos optimistas

Está presente el 2016, año bisiesto con 366 días, que ilusiona a millones de seres en el mundo, donde la tecnología, el deporte, los negocios, la cultura y otros ámbitos inmersos en el diario vivir auguran encaminarse con optimismo.

En nuestro país, Ecuador, los casi 15 millones de habitantes aspiramos a que el 2016 tenga pronunciamientos de paz y democracia en los cuatro puntos cardinales; que los padres ajusten más a sus hijos en lo educativo y en hábitos de buenos modales; que lleguen empresas extranjeras a invertir; que se implemente más infraestructura recreativa y educativa para la población, y algo más:

“Que las personas con discapacidad, jubiladas y de la tercera edad tengan más espacios para su salud y donde ejercitarse; que la niñez y la juventud encuentren en el deporte y en el estudio los signos de su formación integral; que se estudien mejores controles contra la inseguridad que nos está “asfixiando”; que los hinchas que acudan a los estadios comprendan que el juego es para fraternizar, y que los países del mundo amparen a los millones de refugiados y emigrantes que arriesgan su vida natural por seguir viviendo con su familia en este planeta Tierra”… (O)